Entrevistas

  • ¿Un antibiótico made in Chile? Mira lo que crearon estos estudiantes

    Hacer ciencia no siempre es fácil, pero cuando se le pone empeño, se pueden lograr cosas sorprendentes. Si no nos creen, échenle un vistazo a esta historia de un grupo de estudiantes de Talca, quienes estando en segundo medio ya crearon un antibiótico.

    Por Rodolfo Westhoff

    “Literalmente” partieron en un baño haciendo los experimentos. Más precisamente en las duchas del Instituto Andrés Bello de Talca. Aunque con trabajo, esfuerzo, dedicación e investigación, terminaron creando un antibiótico 100% natural hecho a partir de hojas de olivo. Nada mal, ¿no?

    Es por eso que hablamos con Freddy Segura, profesor de los dos alumnos involucrados en el proyecto, Felipe Islas y Luciano Imas, quienes actualmente están cursando segundo medio. ¿Cómo fue el proceso de trabajo? ¿Cómo llegaron a usar hojas de olivo? ¿Qué significa este descubrimiento para la ciencia y cómo ha sido su recibimiento a nivel mundial? Aquí te lo contamos.

    Paso a pasito

    En realidad, esto empezó cuando Felipe y Luciano estaban en séptimo básico, es decir, hace tres años. En medio de las actividades de una academia científica en el que Freddy era el profesor, fue donde comenzó el interés por encontrar propiedades antibacterianas de alguna planta nativa.

    “Y por ahí empezamos a ver las aceitunas, que poseen propiedades antioxidantes. Osea, nada que ver. Hasta que se nos ocurrió buscar en la hoja de olivo, sobre todo porque no hay mucha información o investigaciones que estén tratando de hacer antibióticos a partir de eso”, nos explica Freddy.

    Tras esto, se consiguieron un cepario de bacterias con la Universidad Católica del Maule, con los que fueron probando una serie de antibióticos de uso tradicional, como la penicilina. La idea era tomar el extracto de la hoja y someterlo a pruebas básicas de microbiología. ¿El resultado?

    Después de cultivar las cepas, crearon una colonia de bacterias para probar la efectividad del nuevo antibiótico. Al poner el extracto de la hoja de olivo en la muestra, apareció un círculo alrededor de la bacteria, lo que significó que el crecimiento bacteriano se estaba impidiendo y que el antibiótico funciona como tal.

    Se fue de las manos

    Desde ahí, y como nos cuenta Freddy, la proyección del proyecto “se disparó”. Y cómo no, si gracias a su descubrimiento se ganaron un montón de premios, como el de la Feria científica de Linares, la de Concepción y de la Feria Nacional Juvenil del Museo de Historia Natural. Ahí compitieron con proyectos universitarios y, para más remate, se ganaron un cupo para ir a las Genius Olympiad 2017 en Nueva York.

    Ahí representarán al país y a toda la región, porque serán el único colegio latinoamericano que participe. “Para nosotros esta experiencia está fuera de lo normal porque sobrepasa todas nuestras expectativas. Para ponerlo en perspectiva: partimos trabajando casi en una ducha del colegio. Entonces, empezamos a hacer ciencias sin ningún recurso y ya con el tiempo logramos estos avances. Va en las ganas y la motivación de hacer ciencia”, nos cuenta Freddy.

    La idea es fabricar antibióticos.

    Mientras tanto, los esfuerzos se están centrando en dos aspectos. Por un lado, poder hacer que este proyecto llegue a ser publicado como artículo en alguna revista científica, para lo que necesitan afinar una serie de detalles dentro de la investigación.

    Por otro lado, también están en la etapa de encontrar cuál es la proteína que está en la hoja. Con esto podrían fabricar el famoso antibiótico de una manera química, pero completamente natural. Y ojo, que eso último es un factor muy importante para este equipo de trabajo.

    “Abrimos una línea de investigación que demuestra que se puede trabajar con lo natural”, afirma Freddy.

    Relación con Ciencia Joven

    Este profesor de Talca no es para nada ajeno a la Fundación Ciencia Joven. De hecho, participó en el campamento Kimkelen (fue parte de la primera generación). Y después de todo este tiempo, Freddy sigue creyendo que lo aprendido en esas instancias le sirvieron para ser un mejor profesor en la actualidad.

    “Ahí lo que rescaté fue que aprendí a ser profesor líder en un colegio. Cambié un poco el switch y en eso el área de educación de la fundación fue una muy buena influencia respecto a cómo enseño ciencia”, nos cuenta y agrega que “tengo que agradecerle a la fundación, porque me dio las herramientas para trabajar en metodología de investigación, levantar un proyecto científico, etc.”.

  • IMG_1660

    Danny Sands: Transformando la medicina

    El Dr. Danny Sands es médico y un apasionado por las innovaciones en el área de la salud. Ha liderado diversas estrategias para integrar la tecnología en la prestación de servicios de salud. Estuvo en Chile como parte de la conferencia Future Health Now.

  • Jack Andraka baja

    Jack Andraka: ‘Imagina lo que tú puedes hacer para cambiar el mundo’

    Ya no es extraño ver cómo jóvenes están creando las nuevas disrupciones en el mundo. Jack Andraka (19) es un de ellos, y está revolucionando la medicina con un test de detección de cáncer más eficiente y barato que otros en el mercado. Visitó Chile en el marco de la conferencia Future Health Now Santiago 2016, organizada por Vita-Fx.

  • Mario Bunge en Madrid. / Olmo Calvo / Sinc

    “Me quedan muchos problemas por resolver, no tengo tiempo de morirme”

    El filósofo, físico y humanista Mario Bunge (Buenos Aires, 1919) defiende el pensamiento científico como arma para conocer y mejorar el mundo; sueña con construir una “sociedad de socios”, justa y democrática; y arremete contra el posmodernismo, “la filosofía de los ignorantes, reaccionarios e inmorales”.

Page 1 of 212