Ciencia Joven

  • stem-education1

    Entrevista a Noah Weeth Feinstein, investigador en educación científica

      En el especial de Science titulado ‘Grandes retos en educación científica’, el profesor Noah Weeth Feinstein, de la Universidad de Wisconsin-Madison, propone estrategias para que los alumnos de disciplinas no científicas se interesen por la ciencia. Entre otras cosas, aboga por relajar la rigidez pedagógica y utilizar la ciencia para resolver problemas cotidianos.
  • Cow_female_black_white

    La leche ‘ecológica’ es más pobre en yodo que la convencional

    La leche de granjas con producción ecológica tiene una menor concentración de elementos como el zinc, yodo o selenio que la recogida en ganaderías convencionales. Esta diferencia se debe a la ausencia de suplementos minerales en la dieta de las vacas. Según los investigadores, los animales de granjas orgánicas deberían complementar la dieta con fuentes naturales de yodo, como las algas, ya que es un elemento muy importante para niños y embarazadas.

    Por: Agencia SINC

    En los alimentos de origen animal la concentración de nutrientes está relacionada con la alimentación del ganado. La producción convencional aporta suplementos minerales a la dieta, mientras que en la ecológica los animales dependen del contenido mineral del suelo, que puede no ser el adecuado.

    Por este motivo, investigadores de la Universidad de Santiago de Compostela han comparado los elementos minerales y tóxicos de leche orgánica y convencional tomada de más de treinta granjas situadas en el noroeste de la península ibérica.

    Los resultados indicaron que el contenido de elementos minerales en la leche ecológica era bajo en comparación con la leche convencional, aunque no se detectaron diferencias en la cantidad de compuestos tóxicos como el cadmio, que además se encontraron en concentraciones muy bajas.

    “Los niveles de los elementos que se suelen suplementar en las dietas del ganado en sistemas convencionales, especialmente yodo, cobre, selenio y zinc, son superiores a los observados en leche ecológica”, explica a SINC Marta López, investigadora de la Universidad de Santiago de Compostela y coautora del estudio.

    En opinión de la investigadora, el hecho de que la leche ecológica contenga niveles inferiores de elementos como cobre o  zinc no es ningún problema porque la leche no es la principal fuente en la dieta.

    “Un caso distinto es el yodo”, aclara López. “El aporte de yodo en la dieta en países como España está cubierto con el empleo de sal yodada. En otros, como Inglaterra, con la leche. En España sería relevante que la leche no tuviese suficiente yodo, sobre todo en niños, por su importancia en el desarrollo neurológico, pero también en personas que siguen dietas bajas en sal.”

    El yodo es necesario para el metabolismo, sobre todo durante el embarazo y la infancia. Su deficiencia puede causar bocio, que históricamente ha sido un gran problema en todo el mundo, especialmente en poblaciones alejadas de la costa que comían poco pescado, donde la leche y sus derivados representaban la fuente principal.

    Algas como fuente alternativa

    No obstante, según López lo más interesante del estudio es que pone de manifiesto esta limitación y permite mejorar la producción orgánica. “Hay fuentes naturales de yodo que se pueden incorporar a la dieta. Estamos ensayando el empleo de algas marinas como fuente de yodo con buenos resultados”, asegura.

    Además, los científicos también detectaron que el contenido mineral es más alto en invierno, que es cuando la suplementación de la dieta es mayor, debido a la menor disponibilidad de los pastos.

    En cualquier caso, y aunque del estudio puede deducirse que la leche convencional es más nutritiva desde un punto de vista mineral, López es cauta: “Aunque la leche ecológica tenga un menor contenido de ciertos minerales tiene otras propiedades mucho más interesantes que la convencional, como su perfil lipídico o su alto contenido en ácido linoleico conjugado y Omega-3”.

    Referencia bibliográfica:

    F. Rey-Crespo, M. Miranda, M. López-Alonso. “Essential trace and toxic element concentrations in organic and conventionalmilk in NW Spain”. Food and Chemical Toxicology 55 (2013) 513–518

  • image

    Entrevista a Marcia Barbosa, premio L’Oréal-Unesco 2013

    Convivimos con el agua todos los días, sin saber que esta molécula tan especial esconde un secreto: es muy rara. De hecho presenta hasta 67 anomalías, gracias a las cuales existe la vida sobre la Tierra, según comenta la física brasileña Marcia Barbosa (Río de Janeiro, 1960) desde la Universidad Federal de Rio Grande del Sur.

  • us-scientists-have-created-an-entirely-new-lifeform-with-artificial-dna

    ‘Science’ premia a un profesor por un programa para aprender ciencia investigando

    Un módulo del proyecto Science Created  by  You (SCY) de la UE ha ganado el premio de la revista Science para la mejora de la educación científica. Está específicamente diseñado para estudiantes de secundaria y promueve un aprendizaje que integra las herramientas de internet y las experiencias prácticas.

    Por: Agencia SINC


    Margus Pedaste, un profesor de Enseñanza Tecnológica de la Universidad de Tartu, en Estonia, ha ayudado a la Unión Europea a diseñar un módulo de enseñanza que combina herramientas basadas en internet y experimentos prácticos con destino a estudiantes de secundaria. El objetivo, según este profesor, es que los alumnos no memoricen largas listas inútiles y tengan opción de acceder a un aprendizaje más basado en  la experimentación y en la comprensión de los procesos.

    El módulo, llamado ECO Mission, ha sido desarrollado por Pedaste y otros profesores europeos en el marco del proyecto Science Created  by  You (SCY) de la UE y ha resultado ganador del premio Inquiry-Based Instruction de la revista Science, que trata de impulsar nuevos métodos para mejorar la enseñanza de la ciencia, según informa The American Association for the Advancement of Science (AAAS), en un comunicado.

    Pedaste fue un estudiante brillante que antes de finalizar la educación secundaria ya había ganado las olimpiadas de biología de su país tres veces. Sin embargo, nunca entendió para que necesitaba memorizar, por ejemplo, los nombres utilizados para describir la anatomía reproductiva de veinte grupos diferentes de animales, señala AAAS.

    Por ello, con la idea de mejorar la forma en la que se enseña biología, Pedaste trabajó para ayudar a crear el software educativo ECO Mission.

    Según este profesor, la enseñanza en su país está muy basada en la memorización, “incluso los profesores de ciencia carecen de una comprensión coherente del método científico que les permita apoyar un aprendizaje basado en la investigación con énfasis en el proceso”, subraya.

    Dosis de experimentación

    Al darse cuenta de lo difícil que iba a ser tratar de entrenar e influir a los profesores de ciencias, Pedaste y sus colegas decidieron dirigirse directamente a los estudiantes. Y vieron que el mejor medio para lograr su objetivo era el desarrollo de entornos de aprendizaje basados ​​en la web, en los que los alumnos pudieran acceder a un aprendizaje con buenas dosis de experimentación.

    “Vimos que estas herramientas eran muy útiles y que el apoyo específico de herramientas de investigación, ya estén basadas en la web o en un experimento real de laboratorio, tienen un estupendo efecto en el aprendizaje de los estudiantes”, dice Pedaste.

    En su opinión, la incorporación de la enseñanza basada en la web, tiene, además, la ventaja de permitir a los profesores hacer un seguimiento del aprendizaje. “En una clase de 25 alumnos, un profesor solo puede pasar unos minutos por estudiante. Pero cuando parte de la instrucción se realiza con la ayuda de un software educativo, el ordenador puede analizar el aprendizaje y apoyar a todos los estudiantes en función de sus necesidades”, subraya.

    Uno de los ejemplos de cómo funciona el módulo ECO Mission se centra en los ecosistemas de un lago de agua dulce. Comienza pidiendo a los estudiantes que creen un ‘mapa conceptual’ que represente su visión de los diferentes procesos del agua y cómo se relacionan entre sí.

    Pedaste dice que este ‘mapa’ ayuda a los estudiantes a pensar acerca de la relación entre los procesos y conceptos científicos. “Esta aproximación integral no se realiza habitualmente porque la ciencia se enseña a menudo como unidades fragmentadas”, subraya.

    El módulo desarrollado consigue, además, una combinación de enfoques. Los estudiantes evalúan el papel de la luz en el nivel de la fotosíntesis a través de un experimento práctico. Observan el efecto que la composición del fondo del lago podría tener sobre el aumento de pH procedente de precipitaciones derivadas de la lluvia ácida. También utilizan simulaciones por ordenador para entender la concentración de nutrientes y las cadenas alimentarias.

    “Esta combinación de enfoques es ideal. La simulaciones son útiles, pero los estudiantes aún necesitan tocar las cosas y hacer experimentos reales en el laboratorio”, dice este profesor, que, antes de enseñar a universitarios, pasó 14 años dando clases de biología a alumnos de 13 a 19 años.

  • Fundación lanza Kimlu: Red de líderes por el medio ambiente, ciencia y tecnología

    Fundación Ciencia Joven dio el lanzamiento oficial al proyecto “Kimlu, red de líderes por el medio ambiente, ciencia y tecnología”, el cual consiste en una red virtual que mantendrá en contacto y apoyará el trabajo científico ambiental realizado por 45 jóvenes a nivel nacional.

    Por: Eduardo Guzmán, Fundación Ciencia Joven

     

    Viña del Mar, 27 de mayo de 2013. El lunes pasado, Fundación Ciencia Joven dio el lanzamiento oficial al proyecto “Kimlu, red de líderes por el medio ambiente, ciencia y tecnología”, el cual consiste en una red virtual que mantendrá en contacto y apoyará el trabajo científico ambiental realizado por 45 jóvenes a nivel nacional. Este proyecto está financiado por el Fondo de Protección Ambiental (FPA), fondo concursable del Ministerio del Medio Ambiente y que desde su creación ha apoyado más de 1800 proyectos a nivel nacional.

    La ceremonia se realizó en un salón de la Quinta Vergara en la ciudad de Viña del Mar, y contó con la participación del SEREMI de medio ambiente, Sr. Gonzalo Le Dantec, acompañado con  representantes de su oficina. También participaron miembros de la red virtual Kimlu, representantes de la Ilustre Municipalidad de Viña del Mar y público en general.

    “Kimlu, red de líderes por el medio ambiente, ciencia y tecnología”, pretende crear, mantener y potenciar una red virtual de jóvenes líderes de enseñanza media y universidad, mediante la cual puedan compartir e identificar problemas medioambientales de su localidad y desarrollar propuestas de solución a éstos, convirtiéndose en personas líderes y generadores de cambio a nivel local.  Fundación Ciencia Joven acompañará el trabajo de los jóvenes a través de una plataforma virtual, mediante la cual se les guiará en las metodologías y procedimientos, y se brindará apoyo científico y técnico de acuerdo a las temáticas seleccionadas.

    El proyecto se desarrolla apoyado por otras instituciones como son la Dirección Regional de la Corporación Nacional Forestal (CONAF), el Centro de Investigación Marina de Quintay (CIMARQ), de la Universidad Andrés Bello, JUNAEB y la Ilustre Municipalidad de Valparaíso.

    Durante la ceremonia, el Sr. Le Dantec pronunció unas palabras en las cuales recalcó la importancia de proyectos ambientales como este, en el cual se acercan estas temáticas a los jóvenes a través de medios tecnológicos y virtuales. Se dio cierre a este evento con una charla de Oscar Contreras, director ejecutivo de Fundación Ciencia Joven, en la cual se refirió a nuevas estrategias para la educación científica y medio ambiental y como los jóvenes presentan un rol fundamental en estos temas.

  • RCHN_old

    115 años Revista Chilena Historia Natural

    Por: Patricio A. Camus

    Editor Jefe, Revista Chilena de Historia Natural
    E-mail: rchn@ucsc.cl

    Publicado Diciembre de 2012
    DOI: 10.7578/cienciajoven.20128


    SOBRE LA REVISTA Y SU FUNDADOR

    En 1897, el profesor de Valparaíso Carlos Emilio Porter Mossó (1867-1942), fundó la Revista Chilena de Historia Natural (en adelante RCHN) con la intención literal de impulsar la investigación “chilena” en el campo de la “historia natural” (nombre dado en esa época al estudio biológico de la naturaleza), aunque tal vez no imaginó que llegaría a ser una de las revistas científicas más antiguas en Hispanoamérica y el mundo.

     

    Porter dirigió RCHN por 44 años, y su enfoque innovador, visionario y riguroso logró que fuera reconocida en otros países, recibiendo varias distinciones internacionales y atrayendo a importantes investigadores y ganadores del Nobel a publicar trabajos en ella. Más allá de su íntimo nexo histórico con RCHN, Porter fue de hecho un figura central en el desarrollo, institucionalización, descentralización e internacionalización de la ciencia naturalista chilena entre los siglos XIX y XX, a tal punto que su obra personal constituye por sí sola un período brillante de nuestra historia científica.

    La energía, capacidad, creatividad y emprendimiento desplegados por Porter fueron extraordinarios para un científico de su época, y sus logros curriculares rivalizan con los de cualquier premio nacional de ciencias moderno, ya que por ejemplo: publicó más de 400 artículos y libros (una productividad que muy pocos alcanzan); fue miembro de 69 sociedades científicas de Chile, Latinoamérica, Europa y EE.UU.; colaboró en 21 revistas científicas chilenas y extranjeras; fundó y dirigió RCHN, el Boletín del Museo de Historia Natural de Valparaíso y los Anales de Zoología Aplicada; fundó y/o dirigió 6 sociedades científicas chilenas y extranjeras, y 5 institutos, laboratorios y museos en distintos lugares de Chile; y fue profesor y catedrático honorario en varias instituciones chilenas y extranjeras, recibiendo 18 premios y distinciones en Argentina, Brasil, EE.UU., España, Francia, Inglaterra, Perú y Venezuela, y dos Doctorados Honoris Causa en Francia y EE.UU. En este contexto, Porter fue sin duda un gran impulsor y embajador de la ciencia chilena, aunque su lugar en nuestra historia aún no es reconocido apropiadamente.

    LA HISTORIA RECIENTE DE RCHN

    Luego de la muerte de Porter en 1941, RCHN enfrentó algunos problemas en su continuidad, pero en 1983 fue traspasada a la Sociedad de Biología de Chile, donde inició su etapa moderna en manos de otro gran impulsor de la ecología y las ciencias ambientales en Chile, el Dr. Ernst R. Hajek Girardi. Con la conducción también visionaria de Hajek, RCHN retomó rápidamente su regularidad y estándares, y en 1985 fue aceptada en el prestigioso grupo mundial de revistas ISI (sigla del “Institute for Scientific Information”, hoy reemplazado por Thomson Reuters), un sistema internacional de información que reúne a las publicaciones de mayor calidad e impacto.

    Desde entonces, RCHN ha seguido ampliando sus fronteras. De hecho su Comité Editorial está formado por científicos de varios continentes y la revista misma es bilingüe (español e inglés), ya que en ella publican investigadores de todo el mundo. Así mismo, los temas en que se enfoca RCHN son una versión moderna de la historia natural, representada por áreas de gran amplitud como la ecología, biogeografía y evolución.

    RCHN_new

    Como otras revistas, la principal misión de RCHN es validar científicamente el conocimiento que generan los investigadores y publicar sólo los trabajos que superan la calidad mínima aceptable a nivel internacional. Esta validación es llamada revisión por pares (“peer review” en inglés), un proceso donde cada trabajo es evaluado por revisores independientes y especialistas en el tema (los pares), que juzgan la validez y calidad de sus planteamientos, métodos y conclusiones. Los editores son los encargados de conducir el proceso, seleccionando a los pares evaluadores, y finalmente decidiendo si la publicación del trabajo debe ser aceptada o rechazada. Pero las revistas también tienen pares (otras revistas en la misma disciplina), y sistemas como ISI evalúan y comparan periódicamente su calidad a través de diversos índices de impacto. Actualmente RCHN es la revista con mejor impacto internacional entre sus pares de Hispanoamérica, algo que Porter quizá tampoco imaginó, pero que probablemente habría deseado.

    EL PROPÓSITO FINAL DE ESTA NOTA

    Además de entregar información general, esta nota tiene otro objetivo importante: usar RCHN como ejemplo típico de una revista científica profesional, para familiarizar al lector con las características esenciales del proceso de producción de conocimiento científico, y en este sentido la revista puede aportar algo más. Ciertos artículos de RCHN pueden resultar algo complejos, pero gran parte de su información es accesible para los no especialistas y puede ser útil o de interés en varias formas, por lo cual invitamos a los estudiantes y profesores de secundaria a conocer más de RCHN y aprovechar sus recursos.

    Dado que bases de datos como ISI, SciELO y otras no pueden albergar el volumen de datos de RCHN, recomendamos visitar nuestro sitio Web oficial en español (disponible también en inglés y parte en portugués), que además de otorgar acceso libre a las publicaciones ofrece información sobre todos los aspectos pertinentes de la revista: http://rchn.biologiachile.cl/es/index.php. Por último destacar algunos contenidos relevantes del sitio, esperando que ayuden a comprender cómo funciona el proceso de publicación desde el punto de vista de los autores y editores, algo importante para apreciar e interpretar los datos científicos que recibimos en forma cotidiana y que puede interesar a quienes desean convertirse en futuros científicos y publicar sus trabajos:

    Página inicial: resume las principales características de RCHN y sus índices de impacto, y un mapa con estadísticas de visitas y los lugares desde donde es consultada la revista.

    Página “Contenidos”: incluye un motor de búsqueda, y una lista de los números de RCHN publicados desde 1897, con enlaces que dirigen a sus artículos (disponibles en PDF); entre otras opciones, puede ser de interés seleccionar una secuencia de artículos de distintas épocas para analizar cómo ha evolucionado el tipo y complejidad de sus temáticas, lo cual refleja muy bien los cambios que ha experimentado la ciencia naturalista en más un siglo.

    Página “Cuerpo Editorial”; lista de los editores de RCHN, varios de sus nombres con enlaces a páginas personales, permitiendo conocer quiénes son, qué hacen y dónde trabajan.

    Página “Información para Autores”: es un documento oficial de RCHN que detalla la política editorial de la revista, los tipos de trabajos que se publican y sus características, el proceso de revisión que siguen los trabajos, y las normas y exigencias de publicación que deben seguir los autores interesados en someter sus trabajos.

  • NYSC-2

    Crónica de Vida: Mi camino en la Ciencia

    Por: José Rocha Rocha

    Estudiante de Copiapó, Chile

    Publicado Diciembre de 2012
    DOI: 10.7578/cienciajoven.20126


     

    Cuando supe que podría escribir este artículo sentí que era una excelente oportunidad para, en primera instancia, hacer una reflexión sobre el pasado que está cargado de experiencias y emociones, pero también para plasmar cuán diversos y profundos son los caminos a los que la ciencia conduce. Es este, por tanto, un intento de invitar a todo lector relacionado con las ciencias a trabajar y soñar más alto. Mi nombre es José Rocha, tengo 17 años, comenzaré a cursar mi último año de enseñanza media en la Escuela Técnico Profesional, un colegio ubicado en Copiapó, norte de Chile, lugar donde vivo.

     

    Creo prudente comenzar diciendo que al observar la gente y el entorno que nos rodea, es coherente señalar que la sociedad actual está inevitable y permanentemente vinculada a la ciencia. Somos científicos innatos, tenemos habilidades para indagar, para recolectar, interpretar y concluir respecto a nuestras especulaciones que encuentran albergue en la realidad. Aunque esto es hecho inconscientemente, al añadirse la voluntad se forma un científico y es precisamente esa voluntad la que marcó mi niñez: una profunda curiosidad por el medio ambiente, por la naturaleza del cuerpo humano y la necesidad de desarmar juguetes y disfrutar de sus circuitos, engranajes y motores. Debo agradecer a mi familia por fomentar tales actitudes.

    Al entrar a la educación básica no puedo recordar la existencia de una voluntad consciente por ser un científico. Sin embargo, al llegar a quinto básico me fue posible ser parte del club de ciencias de la escuela. Recuerdo aquellas tardes en las que recolectábamos el papel utilizado en el colegio y en los alrededores; también el regar las dos docenas de cactáceas que cultivamos en el jardín como proyecto de ciencia. Comenzó a forjarse mi consciencia respecto al medio ambiente en las múltiples salidas a terreno conseguidas mediante instituciones siempre dispuestas a fomentar la formación científica.

    La breve historia se encuentra, actualmente, en la educación media. Mi primer año fue interesante, tenía nuevas asignaturas, la ciencia se hacía más accesible. A finales de ese año, fui seleccionado para las Olimpiadas de Matemáticas que se realizaron en Santiago. Generalmente, cuando se asiste a este tipo de eventos, el nerviosismo es la premisa; sin embargo, cuando se conoce a los demás participantes, sus sueños, sus ideas, su vida en general, la competencia pasa a segundo plano.

    NYSC 4

    En segundo medio comenzamos un proyecto de ciencias en el colegio. La idea era provocar la desinfección de objetos gracias a la radiación UV de la energía solar utilizando un dispositivo similar a un cilindro parabólico y a un horno solar.

    A final de este año pude asistir nuevamente a otra Olimpiada, pero esta vez a una de Química y en La Serena. Volvió a ser igual o más increíble que la primera y todavía hoy conservo amigos de aquel evento. Me devolví a mi ciudad con una medalla de bronce en mis manos, con mucha más motivación. Este episodio me llevó a postular a la escuela de verano de la Universidad de Chile, a un curso de genética humana donde pude experimentar un poco de la vida universitaria. Además de un conocimiento de excelencia, nuevamente, agradezco haber conocido a grandes personas, con grandes ideales y sueños.

    En el comienzo de mi tercer año de media, me vi rellenando un formulario de postulación para el National Youth Science Camp (NYSC), del cual me enteré gracias a la escuela de verano. Luego de una entrevista en inglés, supe que era uno de los cuatro seleccionados chilenos para asistir a este campamento científico en los Estados Unidos. Mi emoción era incontenible, como también la de quienes me rodeaban.

    NYSCIr al National Youth Science Camp es, hasta estos momentos, la experiencia más grandiosa de mi vida. Podría escribir montones de páginas completas sobre las numerosas y variadas actividades realizadas en el campamento. Respetando el factor sorpresa que el equipo del NYSC reserva para sus seleccionados, sería prudente decir que ir a esta actividad implica ir a un país maravilloso, adentrarse en un profundo ambiente multicultural, en el que prestigiosos científicos dictan clases y dónde se realizan actividades al aire libre en los hermosos parajes de las montañas de West Virginia. Cada día trae una nueva sorpresa que no se disfruta solo, sino con las amistades que se van forjando a lo largo del mes que dura el programa. Los rostros tristes, húmedos de lágrimas en la despedida del aeropuerto, eran la prueba final de cuan intensa fue, emocional y físicamente, la experiencia.

    Volví a Chile y la vida retornó a su antigua normalidad, hasta que descubrí que Fundación Ciencia Joven estaba invitando a estudiantes de media a postular a la primera versión de KIMLU campamento de ciencias. No dude en hacerlo y felizmente quedé aceptado. Aunque con menor duración que el campamento en Estados Unidos, KIMLU resultó igual de increíble y emocionante. Es una semana que permanecerá en mis mejores recuerdos por siempre. En esa oportunidad nos informaron que un evento llamado Sustainable Energy Conference and Competition sería llevado a cabo en Israel y que un representante chileno podría asistir.

    Postulé a dicha conferencia resultando también seleccionado. Esto significó algo increíble, porque la ciencia para los jóvenes muchas veces se restringe a los libros de texto. No obstante, las distintas organizaciones y fundaciones en el mundo y Fundación Ciencia Joven en Chile, alientan este tipo de programas los cuales son enormemente fructíferos e importantes para el desarrollo de la ciencia en nuestro país. Estoy lleno de esperanzas para este nuevo reto, ansioso de conocer mi equipo de trabajo y de acercarme, otra vez, a nuevos rostros e ideas.

    NYSC 1

    Quiero concluir diciendo que el camino que ofrece la ciencia ha sido estereotipado y reducido a la imagen de un científico en un laboratorio, cuando la verdad es que amplios y diversos son los caminos del conocimiento científico. La ciencia se encuentra en cada una de nuestras actividades diarias y por tanto, es completamente compatible con diversas esferas de la vida: las actividades al aire libre, la política y las personas.

    Es este un llamado a incrementar paulatinamente la importancia de la ciencia en nuestras vidas, a volvernos más críticos y encontrar un sentido a las muchas inconsciencias que suceden en nuestro entorno. La ciencia es capaz de abrir cientos de puertas, o si se quiere, posibilidades a mundos diferentes y complejos, con gentes de otras culturas e ideas. La ciencia es para mí, según este breve camino recorrido, fuente de unión entre las personas de múltiples culturas y lugares, y al mismo tiempo una herramienta para la construcción, la creación y la capacidad de conocimiento de esta realidad apenas estudiada por nosotros.

  • Crean minisubmarino para explorar el fondo del mar online

    [button link=”http://revista.cienciajoven.cl/docs/noticia7.pdf” style=”download” window=”yes”]PDF[/button]

    [box]

    Por: Revista Ciencia Joven
    Publicado Diciembre de 2012

    [/box]

    Chileno y consejero de la fundación ciencia joven, Eduardo Labarca, creó AcquatiCo, una plataforma de exploración del océano vía Internet, mediante la cual cualquier persona podrá operar submarinos de forma remota, localizados en impactantes atractivos submarinos alrededor del mundo. La visión es estrechar el vínculo que de los humanos con el mundo submarino para fomentar su conservación, conocimiento y difusión social mediante esta plataforma turística. Inicialmente, el proyecto AcquatiCo, contó con el apoyo económico de Start-Up Chile, un programa para emprendedores creado por el Gobierno de Chile y ejecutado a través de Corfo con Innova Chile.

    El proyecto busca tener en aguas chilenas el primer robot submarino turístico vía web existente a nivel mundial, que permitirá descubrir y dar a conocer nuestros espectaculares lugares submarinos a personas de cualquier parte del mundo.

    infografia

  • Ganadores reconocimiento Ciencia Joven 2012

    [button link=”http://revista.cienciajoven.cl/docs/noticia6.pdf” style=”download” window=”yes”]PDF[/button]

    [box]Por: Revista Ciencia Joven
    Publicado Diciembre de 2012[/box]

    reconocimientofcj12El Reconocimiento Ciencia Joven, otorgado por nuestra Fundación, es un premio que se otorga en diversas ferias científicas escolares a lo largo del país. Tiene por objetivo premiar y reconocer el espíritu, interés y excelencia por la ciencia demostrado por los jóvenes en la realización de su proyecto de investigación.

    Este año, el reconocimiento fue entregado a 8 destacados jóvenes de Santiago, Chillán y Valdivia, los cuales obtuvieron, junto a ser galardonados con el reconocimiento, una beca a Kimlu Campamento Científico 2013, que se realizará entre el 7 al 17 de enero.

Page 4 of 512345