16003230_1337977259587294_771695789090162279_n

Excursiones, ciencia y naturaleza: así se vivió el campamento Kimkelen 2017

Esta es la cuarta edición de este campamento, que estuvo marcada por una visita al cerro La Campana y a una excursión de buceo en Quintay. Aquí te contamos todo lo que deberías saber sobre esta iniciativa que reunió a profesores de casi todo el país.

Por Rodolfo Westhoff / Fotografía Ciencia Joven

Fue una semana en la que los profesores volvieron a ser alumnos. Del 3 al 9 de enero se realizó el campamento científico Kimkelen 2017: una iniciativa de nuestra Fundación Ciencia Joven, para reunir a profesores de todas partes y así poder dialogar sobre educación, aprender más de ciencia y ver cómo llevar todo ese conocimiento a las salas de clases.

Y cuando decimos que fueron de todas partes, no exageramos. En total fueron quince profesionales que acudieron a nuestro encuentro en Limache, quienes venían desde Copiapó hasta Temuco. Entre ellos había profesores de biología, física, química, matemáticas y educación general básica. Ojo, que eran tanto de colegios particulares, como particulares subvencionados y municipales.

¿Qué se hizo en Kimkelen 2017?

El foco de las actividades estuvo centrado en talleres de epistemología de las ciencias, didáctica e investigación científica. Además, se formaron equipos de profesores para que juntos llevaran a cabo una investigación científica y así después exponerla frente a sus pares y a un jurado evaluador.

Pero eso no fue todo. También hubo una que otra salida a terreno, como la que se hizo en el cerro La Campana, por el sector de Granizo, en Olmué. Se trató de una excursión que se realizó con los mismos grupos que se formaron para la investigación y así poder recolectar datos científicos para la misma.

Al respecto, Ángel Triviño, profesor de educación general básica de Valparaíso nos contó cómo fue su experiencia.

“Se nos planteó una metodología de indagación donde elegimos un tema para investigar, después fuimos a terreno a ver qué tanto acierto tuvimos en nuestra investigación previa. Después hicimos un pequeño trekking por uno de los senderos y ahí tratamos de tomar datos de acuerdo a los temas que investigamos”.

Por ejemplo, en esta actividad algunos grupos se dedicaron a conocer más acerca de los árboles nativos de la zona, que corresponden al bosque esclerófilo. Después de eso, los profesores volvieron al campamento para trabajar en la información que se recopiló en la salida a terreno.

Otro panorama que se hizo fue nada más ni nada menos que ir a bucear a Quintay. “Esa visita tuvo una gran riqueza para todos nosotros, ya que nos sirvió para poder observar una gran cantidad de especies. Desde mi visión de profesor de básica, creo que esto fue muy útil, ya que es una actividad que se puede replicar con niños en otras zonas. Sobre todo porque a partir de este recorrido uno termina asombrándose de la investigación en la naturaleza”, nos cuenta Ángel.

También hablamos con Gisela Estrada, profesora de biología que trabaja en el Parque Educativo Alessandri, en la Región del Biobío.

“El buceo fue una experiencia desafiante. Acá no tengo instancias para hacerlo con frecuencia. Pero lo que más destaco fue el trabajo en equipo, ya que tanto a nivel de colegas como de organizadores fue super bueno. Nos coordinamos, dividimos labores y la organización estuvo hecha muy bien, con un gran trabajo previo”.

El rol del liderazgo

El liderazgo también fue un eje importante del campamento. La manera en la que el docente debería plantarse frente a los estudiantes y la manera en la que guía a los equipos de trabajo fueron temas de conversación clave para el campamento. ¿Y qué mejor que hacerlo desde la perspectiva del estudiante?

“Uno de los aciertos del campamento es que el docente se vuelve estudiante, por lo que inmediatamente transfiere elementos a su propia práctica. Eso sí, hay que considerar que los profesores a veces no son muy buenos alumnos, lo que complica que sigan perfeccionándose. Pero en ese contexto, iniciativas como las de Kimkelen son muy útiles”, plantea Ángel.

¿Cómo podemos llevar estos aprendizajes a la sala de clases?

Con todo, el propósito de Kimkelen es que lo que los conocimientos no se queden simplemente en el campamento, sino que los docentes puedan llevarlos a sus respectivas salas de clases para aplicarlos.

En ese sentido, Ángel cree que las salidas a terreno vienen como anillo al dedo al momento de replicar lo aprendido en el campamento con sus alumnos. Esto, ya que la dinámica que se utilizó en la visita al cerro La Campana, podría ser replicada en el patio de los colegios, las quebradas que queden cerca de los establecimientos o incluso en una playa de Valparaíso, como sería en el caso de sus alumnos.

Lo mismo piensa Gisela. “Desde el inicio, todo lo que hicimos en el campamento se puede replicar donde trabajo. Lo que más me he traído es mi actualización en ciencia. Aquí somos mucho de práctica y es importante hacer ese remezón en tu área de disciplina” y agrega que, por ejemplo, en marzo echarán a andar en el Parque Educativo en el que trabaja una dinámica de trabajo similar a la que realizaron en el campamento, sobre todo porque allá cuentan con senderos educativos.

En cuanto a las dinámicas de grupo, Ángel asegura que esta metodología funciona muy bien en las escuelas y, a fin de cuentas, todo el proceso termina siendo muy atingente al llamado de formación que algunos profesores buscan lograr: de terreno, en sintonía con el marco curricular y junto a varios profesores de distintos sistemas educativos.

Sin duda que esta fue una experiencia enriquecedora para todos los que participaron en ella, tanto profesores, como monitores y quienes estuvieron a cargo de coordinar las actividades. Y se trata de una de las iniciativas que como fundación hemos llevado adelante en nuestros ya cinco años de vida, para acercar la ciencia a los jóvenes (de la mano de sus profesores, en este caso) y que podremos ver nuevamente en la edición 2018 que se viene.

Rodolfo Westhoff

Periodista, colaborador de Ciencia Joven

Related Posts

Jovenes en ciencia
6 jóvenes con 26 años o menos, que se destacaron en ciencias el 2016
dsc_0219
Tres sorprendentes iniciativas ganadoras del Premio Innovación en Educación Científica 2016
Max-Elbo-Ciencia-Joven-Diversidad-2000x1700-(22-06-16)
#DesafioSTEM: El valor de la diversidad en la educación para las ciencias
Muhr - Ciencia Joven 2 Final-2
#DesafíoSTEM: Educación científica desde las políticas públicas
educacion_escolar
#DesafioSTEM: ¿Cómo creamos una nueva alfabetización científica?
Muhr - Ciencia Joven Final 1
#DesafioSTEM: ¿De qué hablamos cuando hablamos de la enseñanza de las ciencias?
educacion_universidades
#DesafíoSTEM: Enseñar ciencia en la universidad ¿A qué nos enfrentamos?
Jack Andraka baja
Jack Andraka: ‘Imagina lo que tú puedes hacer para cambiar el mundo’
01 sosteniendo tabla
Juan Pablo Cárdenas: La naturaleza de la complejidad
Buena-Vista-Social-Club_imagelarge
Lesionados por la música
header-1050x453
Bolero Falaz
77.-Cabecita-de-Novio-1050x604
Cabecita de Novio
kickstart_science_in_america_ted
Jóvenes+Ciencia: Cómo los jóvenes están cambiando el mundo
Captura de pantalla 2016-04-25 a las 12.10.24 a.m.
William Kamkwamba: Cómo aproveché el viento
Captura de pantalla 2016-04-25 a las 12.07.34 a.m.
Santiago Aranguri: Problemas en la escuela
Captura de pantalla 2016-04-25 a las 12.05.37 a.m.
Amy O’Toole & Beau Lotto: La ciencia es para todos, inclusive los niños
Captura de pantalla 2016-04-24 a las 11.58.25 p.m.
Naomi Estay & Omayra Toro: Antártica Nuestra
Captura de pantalla 2016-04-24 a las 11.53.56 p.m.
Thomas Suárez: Desarrollador de Apps a los 12 años
Captura de pantalla 2016-04-24 a las 11.47.34 p.m.
Jack Andraka: Un test para la detección temprana de cáncer
Captura de pantalla 2016-04-24 a las 11.40.54 p.m.
Taylor Wilson: Sí, construí un reactor de fusión nuclear

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *