ilu_equipo

¿Un termo acumulador con tetrapack? Mira este proyecto ganador hecho por estudiantes

Es una iniciativa que nació desde un taller de la Academia Ciencia Joven y que logró ser seleccionada como el mejor proyecto de ingeniería y tecnología del XI Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología. Aquí te contamos más de qué se trata esta sorprendente propuesta.

Por Rodolfo Westhoff / Ilustración Rodrigo Avilés

Nació como una necesidad y terminó transformándose en una de las iniciativas ganadoras del XI Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología, impulsado por Explora de Conicyt. Se trata del proyecto “Eficiencia energética del tetrapack aplicada a la construcción de un termo acumulador”, que básicamente consiste en sacarle provecho a un material que encontramos en todas partes (como envases de jugos y leches), para poder utilizar la energía de manera más eficiente.

Y los ganadores son 23 jóvenes estudiantes de la Escuela Básica María Luisa Sepúlveda N° 1584, de Quilicura. Están nada más ni nada menos que entre quinto y octavo básico y ya fueron capaces de crear un mecanismo más amigable con el medioambiente cuando se trata de ahorro energético. Eso sí, para lograrlo también recibieron ayuda de la Academia Ciencia Joven, programa al que el colegio está adscrito.

La Academia Ciencia Joven

Este consiste en una iniciativa que hemos llevado adelante en la Fundación Ciencia Joven, con el apoyo de Google desde 2014, cuyo propósito es mejorar la enseñanza de las Ciencias, Ingeniería, Tecnología y Matemáticas en los establecimientos educacionales del país. Todo esto, a través de sesiones extra programáticas de dos horas a la semana para estudiantes de entre 12 y 18 años.

Hasta ahora hay más de 20 colegios y más de 20 profesores inscritos en el programa, haciendo que este llegue a alrededor de 400 estudiantes del país. Entre ellos, los 23 ganadores del Congreso que mencionamos más atrás. Por lo mismo, hablamos con Aurora León, profesora de la Escuela Básica María Luisa Santander, quien estuvo a cargo del taller de la Academia Ciencia Joven (y de donde salió este proyecto ganador).

¿De qué se trata?

La profesora nos cuenta que el proyecto está asociado a un sistema de paneles solares, para que estos puedan recibir la radiación del sol y transportarla a un contenedor que sea capaz de almacenar agua sin que se pierda la temperatura, gracias a un aislador térmico especial. O en otras palabras: se trata de un termo acumulador de energía.

Todo esto, para poder usar duchas con agua caliente en el colegio y a un bajo costo. “La idea nació como una necesidad del establecimiento. Por ser una escuela básica municipal de bajos recursos y con un índice de vulnerabilidad bastante alto, los niños no cuentan con agua caliente en las duchas, así que no las pueden utilizar. Y esa necesidad nos motivó para pensar en la existencia de algún sistema que nos permitiera tener un suministro de agua caliente”, nos cuenta Aurora.

Para lograrlo, se las ingeniaron para dar con algún material que pudiera servir como aislante térmico y así poder “guardar” el calor de una manera más eficiente. Finalmente, optaron por el tetrapack, ya que se puede encontrar en todas partes (sobre todo en el colegio, gracias a las colaciones) y porque está compuesto por cartón, papel, polietileno y aluminio.

La profesora explica que, entonces, hicieron una campaña de recolección. “Juntamos las cajas, los niños lavaron, cortaron, secaron, picaron y armaron tres contenedores distintos para probar cómo se podía potenciar mejor la capacidad de aislamiento del tetra pack”.

Y los tres prototipos se elaboraron de la siguiente manera: un contenedor forrado con tetrapack, otro con tetrapack picado y otro con tetrapack “normal”. Al final, concluyeron que el que mejor funcionaba era el contenedor con el tetrapack picado y laminado alrededor.

¿Cómo fue el proceso?

Y todo comenzó por una invitación que les llegó al correo para participar del evento de Explora en el Congreso Regional Escolar de Ciencia y Tecnología. Ahí postularon este proyecto que venían trabajando en la Academia Ciencia Joven, de la mano del tutor Cristian Araya.

Eso sí, la iniciativa ya la habían llevado a otro congreso de ciencia que se llevó a cabo en Quilicura. Esto, ya que el tema del proyecto tiene que ver con el uso de energías alternativas. “En ese congreso nos fue bastante bien. Ganamos el segundo lugar en la comuna y nos quedamos con la sensación de que podíamos hacer algo más, así que lo postulamos con Cristian al congreso regional de Explora. Ahí quedamos seleccionados en el área de ingeniería y tecnología. Fuimos a la presentación y no pensábamos que íbamos a tener alguna mención especial”, relata Aurora.

Sin embargo, ahí fueron seleccionados como el mejor proyecto de ingeniería y tecnología. ¿Las razones? Por ser innovador, usar un sistema vigente de ahorro energético, por el cuidado del medioambiente y el uso de energía alternativa a través de un material cuya eficiencia ya habían probado.

Para esto, la profesora nos confiesa que los niños trabajaron con súper pocos recursos. “De hecho, éramos la escuela más pobre que había en el congreso, porque estábamos al nivel de competidores como el Instituto Nacional, los Sagrados Corazones, el Liceo 1, etc. Pero para nosotros fue un orgullo representar a nuestra escuela, a la comuna y a la región ahora”, agrega.

¿Qué se les viene?

Y la meta más cercana con este proyecto es poder llevarlo a la realidad en la escuela a la que pertenecen, para así poder usar las duchas del colegio. Aunque tampoco descartan seguir desarrollando esta tecnología para poder darle otros usos, como por ejemplo, poder llegar a incorporarlo en las viviendas básicas, para así poder entregarles un sistema que garantice el suministro de agua caliente a bajo costo.

Después de todo, los alcances de esta iniciativa son súper amplios y eso lo saben bien. Por lo mismo, llevarán la idea al XI Congreso Nacional de Ciencia y Tecnología, que se llevará a cabo durante noviembre. Esto, ya que confían en la capacidad de ayudar al medioambiente y, de paso, combatir el exceso de basura dándole un uso extraordinario al tetrapack.

Rodolfo Westhoff

Periodista, colaborador de Ciencia Joven

Related Posts

dsc_0219
Tres sorprendentes iniciativas ganadoras del Premio Innovación en Educación Científica 2016
Muhr - Ciencia Joven 2 Final-2
#DesafíoSTEM: Educación científica desde las políticas públicas
educacion_escolar
#DesafioSTEM: ¿Cómo creamos una nueva alfabetización científica?
Muhr - Ciencia Joven Final 1
#DesafioSTEM: ¿De qué hablamos cuando hablamos de la enseñanza de las ciencias?
educacion_universidades
#DesafíoSTEM: Enseñar ciencia en la universidad ¿A qué nos enfrentamos?

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *