cwernli

Dr. Claudio Wernli, director ejecutivo de la Iniciativa Científica Milenio-ICM:

Una fuerte preocupación por la calidad de la educación chilena, por la formación de jóvenes científicos en el país y la compleja “fuga de cerebros” que para él no ha disminuido.

La inclusión de la mujer al mundo de las ciencias, la falta de presupuesto y la poca conciencia de que la ciencia puede mejorar la calidad de vida de los chilenos, son los temas que hoy mueven a la Iniciativa Científica Milenio (ICM). Su Director Ejecutivo, Dr. Claudio Wernli, dice que estamos por vivir una “revolución” y en cualquier momento daremos el salto que falta, además hace un fuerte llamado a los escolares a confiar en sus conocimientos y luchar por sus sueños.

¿Qué es necesario actualmente para el desarrollo científico tecnológico en Chile, considerando lo que ya se ha avanzado? 

Cada vez que me preguntan eso, pienso en la formación de más científicos, en que hagamos más investigación, mandemos más gente a estudiar afuera, pero lo clave, sin embargo, está antes de eso: el tema de la Educación Básica y Media. ¡Ay el tema de la educación! Tenemos mucho que avanzar en general, no sólo en ciencia, y asociado a esa débil calidad de la educación de nuestros niños y jóvenes, está el hecho de que también la educación en ciencia es pobre.

¿Y qué falta para poder solucionar eso? 

Falta mucho por hacer: falta fortalecer la calidad del profesorado en ciencias, falta un gran número de profesores de ciencias bien formados para ir a los colegios a enseñar bien su disciplina. También está el tema de la formación profesional del profesorado: formar buenos profesores es clave en cualquier disciplina, y en ciencia también.

Varios estudios demuestran que si bien se ha logrando un progreso, son pocos los escolares que deciden estudiar ciencias. ¿Usted cree que se debe a esas deficiencias? 

Claro, no hay suficiente capacidad, conciencia, especialistas ni trabajo con los niños en el ambiente científico, y es aquí donde surge el tema del método. Mira, hace poco estuve en la celebración de los 15 años de la Fundación Ciencia y Vida y estaba invitado Bruce Alberts (Ex Presidente de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos). Cuando habló, él hizo una crítica a la forma de enseñanza de las ciencias en Estados Unidos y dijo que se enseñaba mal. La enseñanza de la ciencia no puede enseñase con el método “hay que memorizar” o “esto es la biología y esto es esto otro”. Hay que implementar métodos como llevar a los niños al campo, que observen y que después, sin que se les diga nada, ellos mismos investiguen, saquen sus conclusiones y que el profesor les pregunte a ellos cómo pueden solucionar determinado problema. Hay que buscar otros métodos, encantarlos, hacerlos razonar, hacerlos buscar. Con lo que Alberts dijo, uno se da cuenta que nosotros no somos entonces los únicos atrasados, pero la diferencia está en que los otros países tienen sistemas educacionales muy buenos, sólo que tienen que cambiar un poco la metodología de enseñar la ciencia. Aquí en Chile estamos tremendamente atrasados, y por eso pienso que es necesaria una revolución; yo hablo de revolución y no de reforma en la parte educacional, es fundamental para dar un salto y con ello habrá también un salto en la ciencia.

¿Y los científicos se están haciendo cargo de estas deficiencias? 

Nosotros nos damos cuenta de lo fructífero que ir a los colegios. Yo participo en un programa de Explora llamado “1.000 Científicos, 1.000 Aulas”, ahí mil científicos vamos a mil aulas y todos los años me inscribo, y nos damos cuenta de que los niños están ávidos de conocimiento, se interesan, hacen preguntas, hay un potencial riquísimo ahí, pero falta estimularlo.

Y la Iniciativa Científico Milenio, ¿qué medidas ha tomado para hacerse parte en la mejora de la educación científica escolar? 

Uno de nuestros cuatro componentes es Proyección al Medio Externo: cuando nacimos en 1.999, el Banco Mundial nos dijo “mire está muy bien que se hagan centros de investigación y formación de jóvenes, pero ustedes tienen que tener un componente de proyección al medio externo”. Eso lo tomamos en serio desde el primer día y a los centros les decimos que tienen la obligación de destinar parte de sus recursos para vincularse con el medio. ¿Qué hacen para aquello? Acuden a escuelas, también a la industria a través de distintos instrumentos, pero el mayor trabajo que hacen nuestros científicos es ir a los colegios. Allí hacen cursos a profesores, charlas a los escolares, construcción de videos interactivos que se puedan usar en las clases, talleres y otras cosas.

¿Y cómo ha sido la recepción de los científicos ante esta obligación de proyectar sus investigaciones al medio? 

Ha ido creciendo de a poco el trabajo, porque al principio no eran muchos los científicos que participaban. Ellos no sabían en qué consistía esto, pero se apoyaron en gente que sabe cómo hacerlo, organizarlo, diseñarlo; ha sido un trabajo de hormiga. Lo bueno es que ellos se han ido encantando con esto de dedicar parte de su tiempo a salir y mostrar su investigación, ahora hay un interés de los científicos en ello. Habido una evolución importante porque en un comienzo incluso no sabían ni para qué servía la difusión al medio externo, y no es su culpa, porque los científicos saben hacer ciencia, esa es su materia; hacer difusión o andar contando lo que están haciendo

dentro del laboratorio a la sociedad no es su rol, o al menos eso decían ellos, y era una reacción natural y legítima. Se les convenció, empezaron a subirse a este carro y hoy son ellos los más felices y satisfechos y así nos lo manifiestan, dicen que les consume tiempo, pero que es algo muy satisfactorio.

El contacto con la gente y que se sepa lo que los científicos hacen, también ayuda a que la gente se vaya empoderando de la ciencia, validándola y finalmente eso podría traducirse en mayor presupuesto… 

Es justamente eso, para que la sociedad no vea esta cosa como aislada en la que nadie sabe lo que están haciendo. ¿Cuándo va haber más presupuesto?, ¿Cuándo va a venir el salto de la importancia de la ciencia y la tecnología en Chile si no saben lo que están haciendo? Entonces es muy importante que los científicos se vinculen a la sociedad. Todas las actividades que hacen nuestros centros a través de los fondos de Proyección al Medio Externo, son evaluadas con técnicos que saben del asunto y las aprueban. Nosotros no financiamos cualquier actividad, sólo lo que el equipo técnico especialista en transferencia de ciencia y tecnología evalúa y dice “esto vale la pena”.

Te doy un ejemplo de lo beneficioso que ha sido esto, nosotros en el año 2009 invertimos $450 millones en 91 actividades. En el año 2012 subimos a $750 millones de pesos, el número de actividades de alta calidad aprobadas subió a 171, es decir estamos yendo hacia arriba y eso nos tiene contentos.

Y a nivel universitario, ¿hay mejorías? Y si es así, ¿porque está la sensación de que los jóvenes prefieren ir a estudiar afuera? 

Existen dos alternativas: una es que los jóvenes se vayan al extranjero a hacer sus postgrados o lo hagan en nuestras escuelas acreditadas que son de alto nivel y muy reconocidas. De manera, si los estudiantes eligen Chile o el extranjero, va a ser muy parecida su formación. La diferencia y ventaja que tienen afuera, es que se envuelven de una cultura distinta, conocen su forma de trabajar y conocen a sus pares, pero a nivel educativo es similar. Por otro lado, la ventaja que tienen los que se quedan acá es que están trabajando en su país, donde están mucho más ambientados, no existen las barreras del idioma y están contribuyendo con su hacer profesional a la actividad científica y tecnológica del país; es decir, están contribuyendo a la ciencia a nivel nacional. Entonces la conclusión que tenemos con la Academia Chilena de Ciencias y también con las universidades, es que si una especialidad se está dictando en el país, un buen doctorado por ejemplo, más vale que se queden acá, porque contribuyen al desarrollo con su investigación y les va a ser más fácil abrirse espacio para trabajar después.

[pullquote]
“La ICM tiene cuatro ejes de acción, uno de investigación científica de punta, otro de formación de jóvenes científicos, el tercero es la red de colaboración con pares en el mundo y por último la proyección medio externo. Investigación científica y la formación de jóvenes científicos son, sin duda, las más importantes para nosotros”, asegura Wernli, demostrando su preocupación por el desarrollo de la juventud en el país. “En qué consiste esto”, continúa. “En que los científicos, a través de sus centros, hagan un esfuerzo no sólo por hacer su investigación, sino que al mismo tiempo recluten a jóvenes que postulan, se presentan, compiten y se los integre para desarrollar trabajos de investigación científica y tecnológica, tanto en las ciencias naturales y exactas como en las ciencias sociales”.
[/pullquote]

Incluso vemos a muchos estudiantes o especialistas extranjeros como miembros de sus Núcleos e Institutos Milenio… 

Claro, los cursos de doctorado que se dan en algunos de nuestros centros, especialmente son de muy alto nivel, prueba de eso es que tenemos muchos estudiantes extranjeros haciendo sus postgrados acá. La mayoría son latinoamericanos, pero también tenemos alemanes, belgas, norteamericanos, entre otros. Ellos vienen acá porque nuestros post-títulos tienen su prestigio. De hecho, debo felicitar a la comunidad científica por haberlo conseguido y así cada vez se crean más y mejores cursos de doctorados y magísteres.

Considerando todos estos aspectos positivos, ¿cuáles son los desafíos de ICM? 

Nosotros como institución no tenemos desafíos pendientes, el que los tiene es el país. Este tema, el de la formación de jóvenes científicos, es tremendamente importante para el desarrollo de Chile de ahora y del futuro ¿Por qué? Porque cuando nosotros nos comparamos con países avanzados, depende claro con qué país nos comparemos, la cantidad de científicos que tenemos en Chile per cápita es entre una quinta y una décima parte. Es decir, para ponernos al nivel de ellos, necesitamos tener entre cinco a diez veces más científicos y en eso está el programa Becas de Conicyt, en eso está el programa de los centros de excelencia que están formando gente, en eso está el MECESUP; es decir hay esfuerzos que van en esa dirección, pero todavía a una escala muy baja; tenemos que ampliar la capacidad para desarrollar esa formación. Entonces el desafío es nacional, nosotros como Iniciativa Científica Milenio estamos haciendo una contribución, de hecho es la institución, según el Banco Mundial, que lejos es la fuente más productiva de formación de capital humano avanzado a nivel nacional.

Finalmente, ¿cuál sería el mensaje a los escolares que están pensando en estudiar ciencias y también al país para que crea en ellos? 

Aparte de que me alegro mucho de que tengan esa afición por el ámbito de la ciencia, el mensaje es a que se esfuercen en forma muy disciplinada, con mucha perseverancia y pasión. Esto no es para estar “picoteando” (sic), se necesita mucha dedicación y por eso el mensaje es que es en un lindísimo desafío, sacrificado y para toda la vida, porque hoy en día las cosas cambian a una velocidad vertiginosa y hay que estudiar permanentemente, es muy bonito. Denle para adelante, el país los necesita, ¡bienvenidos!, hay espacio para la investigación, sólo falta que el país despierte, reconozca su importancia y dé el salto del que todo el mundo está hablando hace 15 o 20 años. Eso es esencial, pero vemos que a nivel político no está la voluntad, por lo menos hemos avanzado porque está en el discurso y ojo que la comunidad científica es muy consciente de que ella tiene la responsabilidad de moverse en ese sentido, y a veces ese movimiento no ha sido tan bien recibido o ha resultado poco fructífero.

¿A qué se refiere con salto, más financiamiento? 

Una de las primeras cosas que hay que conseguir es el financiamiento para cubrir las necesidades que el país tiene y ahí estamos con el 0,4% del PIB invertido ciencia, tecnología e innovación, que es una tercera o décima parte de lo que otros países invierten. No significa que no hayamos hecho nada, de a poco hemos ido aumentando y habido un fortalecimiento, pero demasiado lento. El salto que hay que dar es muy alto y eso no es sólo inversión pública, sino también es la fortaleza de la inversión privada la que va a tener que venir a apoyar ahora, así es que estamos esperando que ellos monten laboratorios propios, hagan sus investigaciones, contraten a científicos chilenos y que crean en la ciencia chilena. En la medida en que eso pase, ¡caramba que nos van a hacer falta científicos!

Publicado en Revista Ciencia Joven Nº3, Especial Educación Científica

Verónica Marin

Periodista de la Universidad de Playa Ancha. Fue editora de Revista Ciencia Joven en 2013-14.

Related Posts

 
¿Un antibiótico made in Chile? Mira lo que crearon estos estudiantes
IMG_1660
Danny Sands: Transformando la medicina
Jack Andraka baja
Jack Andraka: ‘Imagina lo que tú puedes hacer para cambiar el mundo’
Harold Kroto_baja
Harold Kroto: ‘Dedica tu vida a algo que te apasione’
En-los-centros-comerciales-se-venden-productos-ilegales_image_380
J. M. López: “En los centros comerciales se venden productos ilegales”
1453479692_403180_1453483943_noticia_normal
Francisco Mojica: “Estoy viviendo la revolución CRISPR con agobio y felicidad”
11543F23_resize
Yardena Samuels, investigadora en el Instituto Weizmann de Ciencias
Anne-Marie-Imafidon_image_380
Anne-Marie Imafidon: “Muchas chicas no saben que también pueden ayudar a los demás siendo ingenieras”
Mario Bunge en Madrid. / Olmo Calvo / Sinc
“Me quedan muchos problemas por resolver, no tengo tiempo de morirme”
PHAGE_3010_Ciencia-Joven-1024x682
Phage Technologies: “Hemos ido a CORFO, y nos han dicho, esto no es posible”
MAS-CIENCIA_2690_Ciencia-Joven-e1377648270431-1024x833
Fundación Más Ciencia: “Es necesario hablar sobre un futuro Ministerio de Ciencia y Tecnología”
KARUN-SHADES_2747_Ciencia-Joven-731x1024
Thomas Kimber, de Karün Shades: “En chile hay gente con mucha plata, pero prima una mentalidad conservadora a la hora de invertir”
equipo
Ganadoras del Stockholm Junior Water Prize: “Los invitamos a proponerse metas y crear sueños por los cuales luchar”
En-sida-hay-dos-desafios-por-delante-desarrollar-una-vacuna-eficaz-y-hacerla-accesible_image_380
Anthony Fauci: “En sida hay dos desafíos por delante: desarrollar una vacuna eficaz y hacerla accesible”
palace-12-4-2011-682x1024
Antonio Calvo Roy: “Invertir en comunicación no es un gasto, es una inversión extraordinariamente rentable”
stem-education1
Entrevista a Noah Weeth Feinstein, investigador en educación científica
image
Entrevista a Marcia Barbosa, premio L’Oréal-Unesco 2013
down-to-basics
Entrevista a Angelika Amon, Massachusetts Institute of Technology
matriztica-parque-01
Entrevista a Humberto Maturana, premio Nacional de Ciencias

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *