dendros_1

Proyección al Medio Externo: ¿una nueva área científica?

El lanzamiento del web-cómic interactivo “Dendros, un viaje por el cerebro” (www.bni.cl/dendros) el 22 de agosto pasado en el Centro Cultural La Moneda, demuestra la enorme importancia que ha cobrado para un amplio grupo de científicos el desarrollo de actividades de difusión, divulgación y valoración científica en el ámbito de la educación y la interacción con la comunidad en general.

Dendros es un cómic online en el que el sistema nervioso central se convierte en una aventura cuando el profesor Ernesto, destacado Neurobiólogo, se da cuenta que sufre de amnesia, entonces le pide a su nieto Reimi -un estudiante mediocre cuya única pasión son los computadores- y a Kai -una estudiante genio y amante de las ciencias- que utilicen la máquina Dendros para intentar curar su enfermedad. Creado por el Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica (BNI) www.bni.cl, centro financiado por el Programa Iniciativa Científica Milenio – ICM (www.iniciativamilenio.cl) del Ministerio de Economía, Fomento y Turismo, y apoyado por el programa Explora de Conicyt (www.explora.cl), este web-cómic interactivo tiene por objetivo explicar específicamente temas de Neurociencia de forma entretenida, atractiva y permitiendo la interacción del usuario. Y lo logra…

Apenas se abrió la sala del Centro Cultural La Moneda que alberga las máquinas del juego, todos los estudiantes de Enseñanza Media invitados se abalanzaron a las máquinas a explorar el sistema nervioso explicado en forma de juego parecido al clásico Pac-Man, videojuego ícono de los años ‘80. Fui testigo del interés de todos los estudiantes por comenzar el juego y por incursionar en el cerebro humano a través de Reimi y Kai haciendo uso además de sus ya aprendidos conocimientos del tema enseñados en sus clases de Biología….por cierto, sabían bastante.

El desafío del Instituto Milenio BNI de traspasar a la comunidad escolar sus conocimientos, sus investigaciones, su dinámica de trabajo, sin duda está 100% logrado a través de Dendros. Pero lo que quiero rescatar aquí es cómo este centro de investigación científica chileno y de proyección internacional que reúne a una masa crítica de Neurocientíficos básicos y clínicos, y a Matemáticos para realizar investigación de excelencia y formar nuevos investigadores, ha hecho parte de su investigación la proyección al medio externo (PME). Es más, lo que destaco es que el BNI está haciendo ciencia al mismo tiempo que desarrolla la forma en que la va a presentar a la sociedad. Es que ya no conciben lo uno sin lo otro, certeza ya institucionalizada por el gran Leonardo de Vinci quien se anticipó a nuestro tiempo al subrayar que el primer deber del hombre de ciencia es la comunicación y así acuñó la frase “sólo es ciencia la ciencia transmisible”.

Sin esa lógica, no tendría sentido mi trabajo, y es por mi trabajo que fui invitada a escribir esta columna. Hace ocho años mi rol es comunicar la ciencia y la tecnología que realizan los centros de excelencia que financiamos en la ICM; antes lo hice desde la Academia Chilena de Ciencias. En los primeros años la tarea fue más bien compleja: hubo que explicar-convencer-entusiasmar a los científicos de la necesaria interacción que ellos deben tener con la sociedad en su conjunto y no sólo con sus pares. Y como periodista, tuve que aplicarme y familiarizarme con términos científicos, recordar la Biología, Matemática, Física, áreas de las ciencias que dejé de aprender en 4to. Medio.

Con los años, la tarea dejó de serlo y ahora es un desafío, y uno que ha tomado ribetes más que interesantes, muy estimulantes y en los que se entrelazan las dos áreas: el periodismo y la ciencia, esta última desde sus distintas disciplinas. El resultado: hoy coexisten periodistas científicos -aunque al menos en Chile no existe formalmente esta especialización de la profesión periodística- y científicos y se han derribado las barreras entre estos dos campos de batalla en favor del conocimiento.

dendros_1

La Iniciativa Científica Milenio ha sido fundamental en este acercamiento. Desde su inicio, este programa público que asigna periódicamente recursos para la creación de Institutos y Núcleos de excelencia en los ámbitos de las Ciencias Naturales y Exactas y de las Ciencias Sociales, tiene como eje fundamental la proyección al medio externo de las investigaciones con el objetivo que se construyan puentes entre el medio científico y el ámbito privado y público, el sector académico y educacional, y la sociedad en general. Para ello se realiza anualmente un concurso interno abierto a todos los centros de la ICM para la asignación de los fondos y al cual los centros deben presentar actividades. Estas iniciativas son evaluadas, entre otros criterios, por la claridad y calidad en los objetivos y en los resultados y productos que se espera obtener; la capacidad del equipo propuesto para la realización de la actividad y el logro de los objetivos en forma eficaz; la calidad de la metodología para el desarrollo de la actividad y su proyección al público objetivo, y la adecuación del presupuesto.

Los Institutos y los Núcleos deben postular a este concurso de PME, es obligación, lo que hace unos años atrás fue visto por los investigadores como una condición muy lejana a su ámbito de trabajo, pero que en la actualidad es agradecida y, en la mayoría de los casos, muy bien aprovechada; resulta que esta obligación de presentar actividades de proyección al medio externo se ha transformado en una oportunidad única de mostrar a la sociedad lo que hacen, de darle sentido y de enriquecer gran parte de su trabajo, de rendir concretamente los recursos económicos que el estado les entrega, de salir de sus laboratorios, de compartir-dialogar-experimentar la visión y misión de sus avances en ciencia y tecnología, de contribuir a la formación en ciencias y a ampliar el conocimiento desde sus distintas áreas de especialización.

Muchos Investigadores Responsables y Asociados de los centros de la ICM han definido su incursión en PME como una experiencia fascinante y que los ha hecho repensar el enfoque de sus líneas de acción. A propósito del lanzamiento de Dendros, el Investigador Responsable del Instituto Milenio de Neurociencia Biomédica, el Dr. Andrés Couve, contó cómo la proyección al medio externo pasó a ser de una obligación dada por el Programa ICM como requisito para recibir fondos públicos para hacer investigación, a ser un eje fundamental del trabajo del BNI que se centra en el estudio multidisciplinario del sistema nervioso desde lo funcional y lo estructural. Este destacado Biólogo dijo estar “absolutamente convencido de que la ciencia es un agente transformador económico y social y para ello, nosotros los científicos debemos vincularos con los intereses de la comunidad. Mediante ella, podremos mejorar la calidad de vida de los chilenos, aportando en salud, medioambiente, educación y otras áreas”.

Comunicar la ciencia debe ser inherente a la creación científica, es por esto que me pregunto si en el mediano plazo podremos establecer la proyección al medio externo, la divulgación y la difusión de producción científica y tecnológica -que en el periodismo científico son conceptos distintos- como una nueva área científica; un área que conlleve el desarrollo tanto como la apropiación y valoración de la ciencia y de la comunicación de ésta; un área a través de la cual los científicos desplieguen su trabajo de investigación con un enfoque comunicacional que les permita que los avances alcanzados sean visibilizados por la sociedad en su conjunto, conversados para inducir tal vez a nuevos enfoques y explicados de manera que se amplíe el conocimiento en todos los ámbitos y con ello el desarrollo del país.

Paula Zañartu

Periodista. Se desempeñó como Jefa de Comunicaciones de la Iniciativa Científica Milenio del Ministerio de Economía de Chile. En la actualidad, es Coordinadora de Divulgación Científica del Programa Explora de CONICYT-Chile

Related Posts

encuesta_conicyt
Y ahora, ¿Qué hacemos con los datos?
colaboracion
Colaboración – enfermedad que cura
IMG_1119
Dime cómo te enseñaron y te diré cómo enseñarás
IMG_4956
La Ciencia de la Educación
992D7013C1D91877401360D7D86BFAC9
Chile requiere un Ministerio de Ciencia independiente
6529417417_e90753950b_b
La curiosidad científica: el laboratorio natural del hombre
10930160644_f92371381f_k
¡Hagamos algo!
4257968097_0c619748cf_b
El inicio de una nueva senda
philip_bond_science
Un año de Ciencia Joven

Leave Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *